Poemas cortos bonitos de vanguardia con amor

Poemas de Vanguardia

NOCHE

Todas las fraguas
vertieron sus cenizas sobre el cielo.
El último incendio está apagado.
Todos los bomberos de servicio
pasan la revista en los teatros.
Los perros policías
riegan con extintores genitales
las esquinas aún tibias
del fuego de la tarde.
La última cúpula arde en la luna:
¡pero esas llamas son puntas de cigarro!
¡La ciudad está asegurada!
¡Humos azules por todas partes!
Todas las casas ardieron:
¡mas se han salvado todas las hamacas!
En los transparentes de los diarios:
-Incendio incausó víctimas-
¡pero todos los hombres
han perdido la vista!

Juan Las en Grecia 1919

——————————————————————————————————————-

AVIONES

(Les avions ont toujours les ailes deployées )
Los aviones tienen siempre
desplegadas las alas.
Posados sobre la tierra
guardan la actitud de su vuelo.
Peces voladores
en la piscina celeste
rizan el rizo en espirales
mejor que pájaros.
El aviador rige su nave
sentado en su trapecio movible
hacia los cuatro puntos cardinales.
Alas sin plumas
veloces en el éxtasis dinámico,
al girar de la hélice,
atraviesan las ráfagas del viento
volando afirmativas.
Después en el hangar
los aviones que tornaron
duermen sobre sus piernas y descansan.
Ánsares blancos, grises o amarillos
con los colores nacionales sobre el pecho,
se alojan en sus jaulas.
En el aeródromo está el palomar
y las casetas para los ánades
cuando dejan el agua
después de aterrizar.

——————————————————————————————————————-

SURREALISMO
NACIMIENTO DE CRISTO

Un pastor pide teta por la nieve que ondula
blancos perros tendidos entre linternas sordas.
El Cristito de barro se ha partido los dedos
en los tilos eternos de la madera rota.
¡Ya vienen las hormigas y los pies ateridos!
Dos hilillos de sangre quiebran el cielo duro.
Los vientres del demonio resuenan por los valles
golpes y resonancias de carne de molusco.
Lobos y sapos cantan en las hogueras verdes
coronadas por vivos hormigueros del alba.
La luna tiene un sueño de grandes abanicos
y el toro sueña un toro de agujeros y de agua.
El niño llora y mira con un tres en la frente,
San José ve en el heno tres espinas de bronce.
Los pañales exhalan un rumor de desierto
con cítaras sin cuerdas y degolladas voces.
La nieve de Manhattan empuja los anuncios
y lleva gracia pura por las falsas ojivas.
Sacerdotes idiotas y querubes de pluma
van detrás de Lutero por las altas esquinas.

Federico García Lorca Poeta en Nueva York (1929-1930)

poemas cortos, poemas románticos cortos, poemas corto, poemas graciosos cortos, poemas cortos gratis